Iniciando un camino

Iniciar un camino de auto conciencia junto a María ha sido una gran oportunidad para conectar con esa parte de mi misma que yo no podía ver. La experiencia de conocerme más de frente me ha hecho ganar confianza para cumplir propósitos vitales muy profundos y liberadores. Y cuando aparecen las dudas y saltan las viejas maneras de hacer, recurro a esa nueva capacidad de resolución que se ha ido construyendo minuciosamente encuentro tras encuentro entre las dos y me siento muy agradecida por ello.

Sofía

Terapia de pareja

Como pareja, conocimos a Maria cuando éramos conscientes de nuestras carencias a la hora de tener otra hija y afrontar esta nueva etapa como familia. Hemos adquirido herramientas de comunicación y respeto fundamentales entre nosotros, y perspectiva para no mirarnos como uno solo sino como una familia. Asumir nuestro papel de adultos y tomar la responsabilidad que nos corresponde es una base firme que  nos da estabilidad y mucha libertad para vivir con frescura nuestra relación de pareja y resolver con liviandad nuestros conflictos.

Samuel

Relación padres

Yo tenía una relación con mis padres un poco tóxica, que afectaba a mi familia, mi marido y mis hijos. Mis padres me quieren mucho, pero…hay amores que matan.
He salido muchas veces enfadada contigo, Maria. Pero limpiar las heridas siempre duele. Y una vez sanas, todo cicatriza mucho mejor. Ahora lo sé.
Me enseñaste a no sentirme culpable por poner límites a mis padres en mi casa, a saber decirles qué no quería hacer o aceptar, sin que eso supusiese para mí un conflicto o me dañara. Y ellos fueron encajando una nueva situación que ahora te agradezco infinito. Porque me siento más libre, y ellos han aceptado que las cosas son diferentes, y estamos todos más contentos y sin las tensiones de antes. Y qué decir tiene como te lo agradece también mi marido!!!
Y lo mejor es que sé que estas ahí, para lo que necesite!
Nuria

Mirarnos el uno al otro

Cuando conocimos a María éramos una pareja rota que el descuido de los 12 años de convivencia había distanciado. Los horarios, el trabajo, nuestra hija, nuestras familias… todo había hecho que dejáramos de mirarnos el uno al otro y empezáramos a separarnos sin apenas darnos cuenta. Empezamos una terapia que fue muy dura y larga, donde María nos fue ayudando a entender qué cosas no habíamos hecho bien y nos enseñó otros modos de vivir: escucharnos, hablarnos, saber compartir, saber pedir y saber dar lo que el otro necesita, aún sin entender. Nos guió tanto en las cosas cotidianas (como las tareas que tan atascadas teníamos) como en las importantes, por ejemplo los acompañamientos cuando uno de los dos pasaba un momento duro en otro ámbito que no era la pareja (familia, trabajo…)
Empezamos a trabajar con Maria como compañeros de piso y terminamos la terapia como una pareja enamorada que quiso y supo reencontrarse con el compañero que somos aún hoy el uno para el otro. Terminamos nuestro trabajo con ella hace 7 años y seguimos paseando de la mano después de 20 años de matrimonio, sabiendo que podemos no estar juntos, pero que libremente y sin condicionantes, queremos estarlo.
Gracias, Maria!! No es que sin ti no hubiésemos podido, es que, de hecho, no pudimos.

Marina y Rafa

Nueva etapa

Como pareja, conocimos a Maria cuando éramos conscientes de nuestras carencias a la hora de tener otra hija y afrontar esta nueva etapa como familia. Hemos adquirido herramientas de comunicación y respeto fundamentales entre nosotros, y perspectiva para no mirarnos como uno solo sino como una familia. Asumir nuestro papel de adultos y tomar la responsabilidad que nos corresponde es una base firme que nos da estabilidad y mucha libertad para vivir con frescura nuestra relación de pareja y resolver con liviandad nuestros conflictos.

Víctor
X